Saltar al contenido

9 problemas de salud más comunes del bóxer blanco

Bóxer Blanco casi adulto

Por desgracia las posibilidades de que por culpa de los problemas de salud, el bóxer blanco no sobre pase de los primeros meses de vida , son altas.

Cuando hablamos de problemas de salud del bóxer blanco automáticamente se nos contrae el corazón, es injusto que un perro tan noble y bonito como es el bóxer blanco deba enfrentarse a estos posibles problemas de salud de herencia genética.

Por suerte hay herramientas para intentar prever a nuestro bóxer blanco de estas enfermedades.

Problemas de salud habituales del bóxer blanco

No es nuevo que los perros de raza sean más susceptibles y propensos a desarrollar diversas enfermedades hereditarias y problemas de salud del bóxer blanco.

Sin embargo, teniendo desde el principio un buen cuidado del bóxer blanco cachorro y siguiendo todas las recomendaciones clínicas de su veterinario podremos detectar si tiene o está en fase de desarrollo algún problema de salud. Si lo sabemos con tiempo, será más sencillo tratar a nuestra mascota, amigo, compañera y sufrirá menos.

Una buena prevención hará que goce de mejor salud tanto nuestro bóxer blanco como nuestra cartera. Ya que el coste de combatir enfermedades ya desarrolladas en el animal siempre supondrá un coste más elevado.

¿Cuáles son los problemas de salud más comunes?

Estos son los problemas y enfermedades que puede contraer tu perro bóxer. La mejor prevención es la precaución. Y para ello nadie mejor que nosotros para estar atentos a si notamos algún síntoma o cambio tanto físico como de comportamiento de nuestro querido amigo.

Problemas cardíacos:

  • La cardiomiopatía dilatada canina (CMD) es una enfermedad en la que el músculo del corazón se estira, se debilita, y no puede contraerse eficazmente.
    Las cámaras del corazón (especialmente de los ventrículos) se vuelven disfuncionales, lo que puede reducir la cantidad de sangre que el corazón envía al cuerpo cuando se contrae (si el ventrículo izquierdo es afectado), así como la cantidad de sangre que entra en el corazón del resto del cuerpo (si el ventrículo derecho es afectado). Finalmente, los órganos del cuerpo (como los riñones) comienzan a sufrir daños por inadecuado suministro de sangre y oxígeno.
    Puede haber acumulación de líquido en y alrededor de los pulmones o en el abdomen, y pueden ocurrir otras complicaciones.
    A las razas de perro con predisposición al CMD se les manifiesta en edad adulta y, es más frecuentes en perros de tamaño grande que mediano. Algunos investigadores han reportado que los bóxers son más propensos a sufrir un colapso repentino por CMD en comparación con otras razas.
  • Estenosis aórtica: La arteria aorta es la encargada de enviar la sangre limpia a todo el organismo. Cuando hay estenosis, el flujo desde el ventrículo izquierdo hacia la arteria aorta se ve comprometido debido a una estrechez producida en la válvula aórtica. Esto compromete la salud coronaria y la irrigación sanguínea a todo el organismo del bóxer.

Alergias:

Los perros bóxer son muy susceptibles frente a los problemas de alergia. Es una reacción patológica del sistema inmunológico, que hace que el organismo reaccione ante un alérgeno, este alérgeno puede provenir de la alimentación o del medio ambiente, entre otros. El perro bóxer es especialmente susceptible frente a las alergias tanto cutáneas como alimentarias.

Las alergias cutáneas se manifestarán a través de inflamación, enrojecimiento, lesiones y picor principalmente. En cambio, las alergias alimentarias causan vómitos, náuseas, diarrea, flatulencias o pérdida de peso.

Es imprescindible brindarle al bóxer un pienso de excelente calidad para evitar las alergias alimentarias, así como acudir al veterinario si observamos en nuestra mascota signos de alergia cutánea o alimentaria.

Dermatitis:

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel, frecuente en los perros cuyo signo principal es el picor  (prurito), debido a una reacción de hipersensibilidad ante ciertas sustancias que hay en el ambiente.

Existe una alteración del sistema inmunitario, el perro atópico reacciona anormalmente ante sustancias que son inofensivas en perros sanos. Por otro lado, existe una alteración en la barrera cutánea que predispone a la penetración de los alergenos y desarrollo de la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento de un perro alérgico?

La dermatitis atópica es una enfermedad controlable, pero no curable, necesita tratamiento de por vida y el objetivo del tratamiento es evitar o disminuir el prurito:

Existen tratamientos como los Glucocorticoides, Ciclosporina, la vacuna contra la alergia, los Ácidos grasos que deben ser recomendados por el veterinario. Pero hay una cosa que sí podemos hacer en casa para evitar el picor y el mal rato de nuestro perro.

Baños con champús especiales, son muy ventajosos para el animal. Con ellos se disminuye directamente la cantidad de alergeno que tiene en su pelo y piel. El baño tiene propiedades antipruriginosas y calmantes. El último aclarado debe ser con agua fría y evitar el uso de secadores de aire caliente para el secado.

Cáncer:

Los tumores cancerosos son bastante comunes en la raza bóxer. Es importante aprender lo que debes observar para que en caso de sospechas puedas llevarlo de inmediato al veterinario. Si un tumor se deja sin tratamiento o sin descubrir, puede propagarse. Se recomienda observar al bóxer una vez al mes en busca de posibles tumores. Para comprobar si tienen tumores tome las siguientes medidas:

  • Pasa el dedo sobre la piel de tu perro
  • Busca cualquier bulto en la parte superior de la piel
  • Busca cualquier bulto debajo de la piel

Si notas cualquier cosa fuera de lo ordinario, pide cita con el veterinario para que le puedan observar con más certeza.

Hinchazón de estómago:

La hinchazón no es inusual en los bóxers y puede ser mortal si no se trata.
Los síntomas de hinchazón son los siguientes:

  • El estómago del bóxer parecerá hinchado
  • El bóxer babea más de lo habitual
  • El bóxer puede parecer enfermo
  • El bóxer puede estar  actuando de forma estraña

Recuerda, lleva a tu perro al veterinario inmediatamente si crees que tiene cualquiera de estos síntomas.

Gusanos intestinales:

Los parásitos intestinales por lo general se producen más en los bóxers jóvenes, pero los adultos también pueden obtenerlos. Es importante, si tú bóxer muestra síntomas de parásitos intestinales, que reciba tratamiento de inmediato.

Si no se trata, los gusanos intestinales pueden volverse incómodos para tu perro. Los síntomas que indican que tu bóxer tiene lombrices intestinales son:

  • Malestar (náuseas)
  • Pérdida de peso
  • El bóxer parecer débil o no tiene tanta energía como de costumbre

Sordera:

El bóxer blanco no tiene por qué sufrir alguna enfermedad, pero lamentablemente el 20% de ellos padecen sordera. El trastorno se inicia durante las primeras semanas de vida y es decido a la falta de células productoras de pigmento en el tejido interno del conjunto auditivo.

Lamentablemente esta situación no tiene tratamiento, lo que no implica que no podamos mejorar la calidad de vida del perro sordo.

Displasia de cadera:

La displasia de cadera es especialmente común en los perros de raza grande, si bien el perro bóxer no posee un tamaño «grande» también es susceptible frente a esta afección. La displasia de cadera es una enfermedad degenerativa que afecta a la articulación coxofemoral, que es la que une la cadera con el fémur.

Los síntomas de esta enfermedad varían dependiendo de la gravedad y progresión de la misma,se observan signos de malestar y dolor al ejercitarse, evitando la extensión completa de las patas traseras. Progresivamente se irá observando pérdida del tejido muscular.

El tratamiento farmacológico únicamente se destina a aliviar los síntomas, por ello, una de las mejores opciones es la intervención quirúrgica, aunque sólo el veterinario puede decidir si el paciente es apto o no para someterse a este tipo de tratamiento.

Hipotiroidismo:

Alguna de las alergias que puede padecer un perro bóxer están íntimamente vinculadas al sistema endocrino, siendo uno de los más importantes el hipotiroidismo, en el caso que el perro padezca hipotiroidismo, la glándula no segrega las suficientes hormonas tiroideas.

Los principales síntomas son la fatiga, el letargo, la pérdida de apetito, el aumento de peso y las lesiones cutáneas. Afortunadamente el hipotiroidismo puede tratarse a través de fármacos que sustituyen a las hormonas tiroideas propias del organismo.